Connect with us

Organismos Internacionales

El Emir de Qatar enfatiza la distribución equitativa de vacunas en el Hemisferio Sur

El Estado de Qatar no ha dejado de brindar apoyo a las instituciones internacionales y a los países afectados por la pandemia

Nuestro encuentro, que hoy se realiza presencialmente y no virtualmente bajo el tema “Restaurar la esperanza”, envía un importante mensaje sobre la vuelta a la normalidad, sin, por supuesto, abandonar los medios de protección y prevención; esto se produce después de un período difícil que el mundo vivió y sigue viviendo como resultado de la pandemia COVID-19, que ha dejado millones de víctimas e innumerables crisis humanitarias, sociales y económicas. Esta difícil prueba, que la humanidad sigue enfrentando, ha revelado las fallas y vulnerabilidades de nuestro sistema de seguridad colectiva. Sin embargo, nos ha inspirado al mismo tiempo con muchas lecciones, a saber, la importancia de equilibrar la preocupación por la salud de las personas y mantener el ciclo de una economía que asegura al mismo tiempo sus medios de vida, así como la importancia de la sinergia entre el papel indispensable del Estado dentro de sus fronteras por un lado, y su papel en el enfrentamiento de las cuestiones transfronterizas y los compromisos conjuntos para afrontar desafíos, crisis y desastres por el otro. Afirmamos nuestro apoyo para el logro de las prioridades incluidas en la visión presentada para esta sesión, enfatizando la necesidad de una distribución equitativa de las vacunas, asegurando que los países del Hemisferio Sur tengan acceso a las mismas y garantizando el tratamiento para todos, así como la necesidad de coordinar esfuerzos para combatir otra epidemia, que es la epidemia de fake news, teorías de conspiración y un escepticismo sin precedentes sobre la viabilidad de las vacunas que también arrasó el mundo durante esta pandemia, que aún dificulta el necesario despliegue de vacunas en el contexto de la continuación de esta pandemia.
Me gustaría señalar aquí que el Estado de Qatar ha adoptado un enfoque equilibrado y eficaz para abordar la pandemia y sus impactos en la salud y la economía a nivel nacional. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que el éxito en este enfrentamiento depende tanto de las políticas y capacidades del Estado, especialmente en el campo de la salud pública, como del sentido de responsabilidad de los ciudadanos y su nivel de conciencia.


Sobre la base de nuestra asociación con la comunidad internacional para hacer frente a las crisis mundiales, el Estado de Qatar no ha dejado de brindar apoyo a las instituciones internacionales pertinentes y de apoyar a los países afectados por la pandemia; ya que hemos continuado proporcionando suministros médicos y atendiendo otras necesidades relacionadas con la lucha contra la pandemia y esto se había hecho a través de la Alianza Global para Vacunas e Inmunización y brindando apoyo a la Organización Mundial de la Salud y la Iniciativa Humanitaria para proporcionar vacunas a los más vulnerables. La cuestión de los conflictos ha mantenido ocupadas a las Naciones Unidas y les ha impuesto muchas cargas desde sus inicios. Lamentablemente, la región de Oriente Medio se considera una fuente de gran parte de estas cargas. Por lo tanto, Qatar considera que contribuir al ámbito de la resolución pacífica de conflictos, incluida la presentación de conceptos de seguridad colectiva, es una de sus prioridades. Como no hay seguridad, estabilidad, desarrollo ni una vida humana digna en los conflictos. Siempre hemos querido establecer un clima de paz, estabilidad y cooperación en la región. Como ejemplo, a nivel del Golfo, nuestro entorno inmediato, hemos subrayado repetidamente la importancia del Consejo de Cooperación para los Países Árabes del Golfo y nuestro compromiso de resolver cualquier diferencia mediante un diálogo constructivo. La Declaración de Al-Ula, que fue emitida por los líderes del Consejo de Cooperación para el País Árabe del Golfo el pasado mes de enero, fue una encarnación del principio de resolución de diferencias a través del diálogo basado en intereses comunes y respeto mutuo. Confiamos en consolidar esta concordancia que se ha dado entre hermanos. Por otro lado, vemos que no hay solución a los desacuerdos y diferencias de puntos de vista con Irán, excepto a través de un diálogo racional basado en el respeto mutuo. Esto también se aplica a la cuestión de volver al acuerdo nuclear con Irán. No creo que nadie tenga alternativa a este enfoque, ni siquiera para quienes se oponen a la reversión del acuerdo. Este año fue testigo de numerosas violaciones israelíes en la Jerusalén Oriental ocupada, y la repetición de ataques contra santidades islámicas y cristianas, especialmente la Mezquita Sagrada durante el mes sagrado del Ramadán, y la incautación de hogares palestinos en el contexto de las políticas de judaización y asentamientos. A esto siguió una peligrosa escalada militar en la Franja de Gaza, que provocó cientos de víctimas entre civiles desarmados y exacerbó la ya terrible situación humanitaria en la Franja. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de lograr un acuerdo de paz amplio y justo de la causa palestina mediante el establecimiento de un estado palestino en las fronteras de 1967 con Jerusalén Oriental como su capital, junto con el Estado de Israel, poniendo fin a la ocupación de tierras árabes, y una solución justa al problema de los refugiados. Esto es lo que la comunidad internacional ha acordado durante décadas. Sin embargo, no ha encontrado el camino hacia la implementación a pesar de los riesgos que plantea este problema si no se ha resuelto. Como resultado de esta continua dilación, en ocasiones aparecen quienes creen que la causa palestina puede ser marginada en la agenda internacional o puede eludir una causa nacional tan profundamente arraigada sugiriendo ideas como mejorar la situación económica de la población bajo ocupación en lugar de elimina la ocupación. Recientemente, la cuestión de la evacuación de los residentes del barrio de Sheikh Jarrah y Silwan, el asalto de la mezquita de Al-Aqsa por parte de los colonos y la airada respuesta popular palestina, árabe e internacional llegó a reafirmar la centralidad de la causa palestina y que existe no hay forma de eludirlo. La decisión estadounidense de retirarse de Afganistán tras las negociaciones con los talibanes constituyó un punto de inflexión extremadamente crítico para este país. La responsabilidad recae, en primer lugar, en el pueblo afgano con todas sus facciones y, en segundo lugar, en
la comunidad internacional, de trabajar de manera sistemática y persistente para lograr un arreglo político amplio y allanar el camino hacia la estabilidad en este país que durante mucho tiempo ha sufrido los estragos de la guerra.
Como saben, Qatar no ha escatimado esfuerzos para ayudar a evacuar a miles de personas y familias de diversas nacionalidades durante las últimas semanas. Este era nuestro deber humanitario. Pero lo más importante a lo que me gustaría referirme es que estábamos seguros de que la guerra no ofrece una solución y que al final habrá diálogo. Sobre esa base, acogimos la oficina de los talibanes cuando nuestros asociados internacionales nos pidieron que estableciéramos y promoviéramos un diálogo directo entre ellos y los talibanes en Doha. Se ha demostrado que esta posición es correcta. En coordinación con nuestros socios internacionales, continuaremos haciendo todo lo posible para asegurar que se mantengan los logros tangibles que se han logrado en el camino de Doha y, como resultado, las partes deben cumplir sus compromisos. El Estado de Qatar afirma su posición firme sobre la necesidad de proteger a los civiles, respetar los derechos humanos, combatir el terrorismo y lograr una solución política integral para garantizar la seguridad y la estabilidad en beneficio del pueblo afgano hermano. Destacamos aquí la importancia del apoyo continuo de la comunidad internacional a Afganistán en esta etapa crítica y de separar el campo de la ayuda humanitaria de las diferencias políticas. También enfatizamos la necesidad de continuar el diálogo con los talibanes porque el boicot solo genera polarización y reacciones, mientras que el diálogo puede traer resultados positivos.
El problema en Afganistán no es una cuestión de victoria o derrota, sino más bien de no imponer un sistema político desde el exterior. Independientemente de las intenciones, los esfuerzos realizados y el dinero invertido, esta experiencia en Afganistán se ha derrumbado después de veinte años. El mundo ha llegado a conclusiones exactas al respecto. Pero es necesario evitar caer en un extremismo recíproco por parte de las grandes potencias cuando abandonan sus deberes en materia de paz mundial, garantizando la implementación de las convenciones internacionales y protegiendo a los civiles de los crímenes de guerra. Existe una diferencia entre imponer la tutela a otros países y llevar a cabo deberes de las principales potencias para implementar resoluciones y convenciones internacionales. Tampoco es razonable que las grandes potencias impongan por la fuerza de las armas a otros países una forma de sistema político que las grandes potencias consideren apropiada, por un lado, y que, por otro lado, se nieguen a apoyar a los países que han alcanzado el mismo nivel de un sistema de gobierno deseado por la voluntad de sus pueblos, y sin injerencias externas. Ha pasado una década desde el inicio de la crisis siria, que se desarrolló con un levantamiento pacífico y luego se convirtió en una catástrofe humanitaria debido a la guerra que lanzó el régimen contra su pueblo y las fuerzas armadas extremistas que se aprovecharon de la situación. La continuación de la crisis plantea peligros importantes, incluida la exacerbación de la amenaza del terrorismo para la propia Siria y para la paz y la seguridad en la región y el mundo. No es aceptable descuidar la cuestión siria, ni la comunidad internacional debe dar la espalda al sufrimiento del pueblo sirio, como ha ocurrido recientemente durante el bombardeo de la ciudad de Daraa y otras zonas. Puede llegar el día en que recordemos, con gran pesar, este descuido del sufrimiento humano por la injusticia. La comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para poner fin a esta crisis a través de una solución pacífica de acuerdo con el Comunicado de Ginebra -1, la implementación de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad con todos sus elementos, y para mantener la unidad nacional, la integridad territorial, soberanía e independencia de Siria. Con respecto a la cuestión de Libia, los acontecimientos positivos que Libia había presenciado durante el año pasado dan lugar a un optimismo cauteloso. La cesación del fuego y la convocación del Foro de diálogo político libio, que llevó a la elección de representantes de la autoridad ejecutiva provisional y la obtención del Gobierno provisional de unidad nacional, la confianza de la Cámara de Representantes, son todos hechos positivos. Instamos a todas las partes libias a que mantengan estos logros y garanticen la plena aplicación de lo acordado en las vías política, económica y de seguridad, además de la celebración con éxito de las elecciones. Además de trabajar para lograr una conciliación integral. Con respecto a la crisis en Yemen, donde la guerra ha provocado una trágica situación humanitaria y riesgos de división que, a su vez, pueden conducir al estallido de otros conflictos, el Estado de Qatar afirma su entusiasmo por la unidad e integridad territorial de Yemen. y asegura su posición firme de que la única salida a la crisis es mediante la negociación entre las partes yemeníes sobre la base de los resultados del diálogo nacional, la iniciativa del Golfo, las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, en particular, la resolución 2216.
Estos días marcan el cincuentenario de la incorporación de Qatar como Miembro de las Naciones Unidas el 21 de septiembre de 1971. Durante las últimas cinco décadas, la relación entre Qatar y la organización internacional se ha caracterizado por una estrecha cooperación y el establecimiento de asociaciones ejemplares en diversas esferas. La apuesta de Qatar por las instituciones internacionales y la cooperación multilateral es estratégica. En este contexto, afirmamos continuar con nuestras contribuciones para apoyar a las entidades de las Naciones Unidas y cumplir con nuestros compromisos con los temas identificados por la comunidad internacional como prioritarios en esta etapa. Nos complace que Doha se haya convertido en la capital de la acción multilateral internacional en nuestra región, que necesita urgentemente el trabajo y los esfuerzos de los organismos de las Naciones Unidas y las instituciones internacionales, ya que sus oficinas en Doha han entrado en acción, y en este sentido. En este contexto, esperamos iniciar pronto la inauguración de la Casa de las Naciones Unidas en Doha. Con motivo de hablar sobre las Naciones Unidas y los problemas globales que enfrenta la humanidad en su conjunto, que destacan la necesidad de su papel, me refiero aquí a la participación del Estado de Qatar en los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo y abordar sus causas mediante apoyar la educación, abordar la pobreza y el desempleo entre los jóvenes y resolver conflictos que también constituyen un caldo de cultivo para el terrorismo. También me gustaría referirme a la creciente dependencia del mundo de la tecnología de la información y las comunicaciones modernas en todos los aspectos de la vida, como la educación, la seguridad y la economía. Pero, por otro lado, el mundo ha sentido los efectos del uso indebido del ciberespacio, incluida la violación de los dominios privados de las personas y la piratería internacional, y la grave amenaza que representa para la seguridad y la estabilidad de la comunidad internacional. Desde este punto de vista, reiteramos el llamado a Naciones Unidas a liderar el proceso de unificación unificando los esfuerzos para prevenir el mal uso de los avances científicos en ciberseguridad y regularizar estos aspectos vitales de acuerdo con las normas del derecho internacional.
El cambio climático sigue siendo uno de los desafíos más críticos de nuestro tiempo, ya que trae consigo impactos desastrosos en todos los aspectos de la vida de las generaciones actuales y futuras, lo que necesita la continuación de nuestros esfuerzos conjuntos para enfrentar estos efectos. Esperamos con interés la próxima conferencia COP26 de las Naciones Unidas, que se celebrará en Glasgow, Reino Unido, para que sea un punto de inflexión hacia la realización de las ambiciones de la comunidad internacional.
En este sentido, quisiera indicar que el Estado de Qatar ha colocado el cambio climático en el primer plano de sus prioridades y seguirá tomando las medidas necesarias para desarrollar tecnologías relacionadas con el cambio climático y energías limpias. Los presentaremos en esta conferencia el próximo noviembre. En conclusión, nuestra responsabilidad común y el destino compartido de la humanidad requieren dedicación a los valores de la asociación en las relaciones internacionales para lograr el interés de nuestros pueblos y el bien de la humanidad. Les doy las gracias y que la paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con ustedes.

Advertisement

Copyright © 2018 Ámbito Internacional | El mundo en un solo lugar.

Translate »